Sin darnos cuenta ya nos toca podar otra vez. 2019 está acabando y todos nosotros cumplimos 2 años. 2 años haciendo del vino nuestro principal motivo para juntarnos, sin olvidarnos de lo bien que lo pasamos.
Hace 24 meses un par de docenas de personas se juntaban en un pequeño local para celebrar la primera fiesta entorno al vino de un grupo de jóvenes que ya suma un millar. Nos conocen en Oporto, en el Piamonte, pero sobre todo en Valladolid.
No podía ser en otro lugar que en esta, nuestra ciudad donde apostar por un producto que tiene más historia que la propia escritura. El que fuera valle de los olivos es hoy el centro de cientos de valles de vides. Hoy, a todos nosotros, lo único que nos une es la pasión por esa cepa, por ese racimo, pero sobre todo por ese vino que hacemos y del que nos sentimos tan orgullosos.
Lo hemos dicho muchas veces, la asociación ha nacido para quedarse. Y al igual que con la cepa, con la crianza y con el trabajo hay que tener paciencia, llenar el segundo año la cúpula del milenio es solo el principio.
Jóvenes por el vino somos únicamente unos amigos (consumidores, bodegas y profesionales) que juntos, con música y una copa de blanco, rosado o tinto en la mano no necesitan más. Y el 23 de noviembre lo vamos a demostrar.
Te esperamos; nos necesitamos.