«Jóvenes por el vino no puede ser más clara con su nombre»

Hecha por jóvenes para aquel que se siga sintiendo así y que busque afinar su paladar, pulir su nariz o conocer más colores o tonos que una confeccionista de moda.

Una asociación que nace con el fin de hacer más accesible el mundo del vino, porque pasarlo bien no es tan complicado.

Un nexo de unión entre bodegas y jóvenes, un espacio que tiene como fin quitar miedos y prejuicios a la hora de pedir un vino; a la hora de conocer y aprender sobre este mundo tan extenso.

Todo empezó en Valladolid cuando veíamos que entre los amigos de toda la vida nunca había una copa de vino en la mano y te miraban extrañado cuando la pedías. Desde entonces, entre varios colegas empezamos a quedar y difundirlo por redes sociales. La bola de nieve empezó a crecer y pasamos de juntar diez personas en el primer evento a trescientas cincuenta un año después en el Pimer Aniversario

Esto ya no es algo anecdótico y Jóvenes por el Vino tiene miembros por varios puntos de la geografía española. Esto es solamente el principio.

«Es algo diferente, no es salir a beber por beber, estamos cambiando esa mentalidad. Conoces gente, el tipo de relacionarse es muy distinta, la interactuación es diferente en un ambiente sano»

Aquí es bienvenido todo el mundo. Desde el que sabe mucho al que no diferencia entre blanco, rosado y tinto. Es lo bonito de esta Asociación, gente de diferentes ideologías y formas de ver la vida aparcan sus prejuicios por un momento y se juntan para disfrutar de una copa de vino. Qué bonita es la diversidad.